Eliminación de manchas

Se pueden realizar múltiples técnicas para la eliminación de estas lesiones, como pueden ser peelings químicos, crioterapia, etc. Sin embargo, desde hace más de dos décadas y con la aparición de los láseres de Q-switched, específicos para el tratamiento de las lesiones pigmentadas, tenemos la ventaja de ser muy efectivos en la mayoría de casos, así como de poder tratar múltiples lesiones en una misma sesión con unos resultados excelentes.

El Láser Q-switched no sólo es el método más efectivo para eliminar tatuajes, sino también es el láser más selectivo y de elección para eliminar las manchas que aparecen en la piel con la edad y a consecuencia de la exposición solar repetida a lo largo de los años (léntigos solares y seniles, pecas o efélides), habitualmente localizadas en las zonas más expuestas al sol de forma crónica: cara, escote, dorso de manos…

El Láser Q-switched también sirve para eliminar otras lesiones pigmentadas, como algunas queratosis superficiales, y pigmentaciones dérmicas como el nevus de Ota o el nevus de Becker. En muchos casos, habitualmente son necesarias una sola sesión o, como mucho, dos sesiones, a diferencia de los tatuajes que suelen requerir mayor número de sesiones. El Láser Q-switched, actúa de forma muy selectiva sobre el pigmento de la mancha cutánea, por lo que es mucho más adecuado para quitar, por ejemplo, un léntigo que otros métodos como la crioterapia o congelación con nitrógeno líquido pues, en este último caso, se produce una quemadura por frío que puede dejar como secuela permanente una inestética hipopigmentación o mancha blanca. Inmediatamente tras la sesión de láser Q-switch puede aparecer una pequeña costrita que tarda una o dos semanas en caerse, apareciendo luego una piel nueva y ya sin pigmento.

No obstante, en el caso de las manchas tipo léntigo solar o senil, en ocasiones es necesario dar una sesión de repaso, pasadas unas semanas, para eliminar completamente dicha pigmentación. El tratamiento con Láser Q-switched es rápido indoloro, por lo que no se necesita ningún tipo de anestesia, y el paciente puede volver inmediatamente a su vida cotidiana, en ocasiones con maquillaje corrector de la zona tratada. Siempre se recomienda evitar la exposición solar antes y después del tratamiento. Además, a veces, conviene asociar una crema despigmentante para complementar adecuadamente el tratamiento con Láser Q-switched.